El cambio del filtro de combustible dependerá del vehículo, normalmente se deberá cambiar cada 60.000 kilómetros, pero desde Fucarauto Huelva os aconsejamos realizar un cambio cada vez que hagamos el cambio de aceite, normalmente a los 30.000 kilómetros.
Con el cambio de filtro para vehículos de gasóil o de gasolina garantizamos que la bomba de presión , los inyectores, los circuitos y demás componentes se encuentren en buen estado durante mucho más tiempo. Así evitaremos posibles averías más graves en nuestro coche.
El filtro de combustible protege el sistema de inyección (o carburación) contra agentes externos como el agua, el polvo, la humedad y consecuentemente nos permite un pequeño ahorro si tenemos un mantenimiento correcto del mismo.
La sustitución de un filtro de combustible es una tarea de mantenimiento sencilla en muchos coches y económica. En nuestros talleres de Huelva podrá realizar su cambio sin problemas, aconsejamos que lo haga cuando realice otro tipo de arreglo o de trabajo de mantenimiento como el cambio del filtro de aceite o de aire.
El cambio del filtro de combustible, es más importante en los motores diésel, ya que suelen ser más sucios que los de gasolina, por lo tanto generan más residuos que retiene el filtro de combustible.
En los vehículos diesel el proceso de filtrado es más importante y eficiente, ya que un motor diésel moderno (common rail) tiene un espacio muy pequeño entre las piezas mecánicas, así que cualquier partícula que entre dará un peor resultado. Además, el gasoil es higroscópico, por lo que absorbe el agua y el agua genera corrosión, óxido y roturas en los inyectores y en el motor en general.

Los filtros de gasolina no son tan exigentes como los de un diésel ya que el motor de gasolina no es tan sensible a las pequeñas partículas. Tienen otra ventaja, y es que la gasolina no es higroscópica y no debe luchar contra el agua. De todas maneras, esto no significa que el agua no sea un problema, al contrario, el agua es un problema para los gasolina y diésel. Por lo tanto, te recomendamos que si quieres cuidar el motor de tu vehículo, te pongas a cambiar el filtro de combustible cuando toca.
Si tu coche presenta uno de estos síntomas, os aconsejamos cambiar el filtro de combustible para evitar averías más graves:
• Problemas durante el arranque: al estar obstruido no deja pasar bien el combustible y arrancará mal, si es que arranca.
• Ralentí inestable debido a la mala combustión que está haciendo el motor.
• Aumenta el consumo del coche: al estar el filtro obstruido, no entra el combustible necesario y la centralita del motor manda a enviar más combustible para compensar, por lo que el consumo del coche aumentará.
• El coche se para en marcha: si el coche ha estado parado durante mucho tiempo es posible que el filtro y el depósito de combustible esté taponado y no llegue bien el combustible.
• Pérdida de potencia: al no entrar el suficiente caudal de combustible, la combustión no es eficiente y por lo tanto el motor no genera la potencia de forma adecuada.

Etiquetas: